El Ayuntamiento de les Alqueries se ha mostrado abierto a la posibilidad de crear un cementerio de gestión municipal. Así lo indicaron ayer a Mediterráneo fuentes del consistorio quienes explicaron que "desde la Administración local se tiene una especial sensibilidad por este asunto y, actualmente, estamos estudiando todas las posibilidades para poder ofrecer a los vecinos una solución objetiva, que en su momento se planteará a quien se tenga que presentar".

La corporación municipal responde de este modo a las últimas reivindicaciones vecinales sobre unos costes que califican de "exageradamente abusivos" a los que los familiares de fallecidos tienen que hacer frente para poder despedir a sus difuntos.

"Nos cobraron 90 euros por un pegote de yeso, cuando un saco cuesta entre dos y tres euros en un comercio normal", explica uno de los dos ciudadanos que han demandado al párroco de les Alqueries, mosén José Navarro, y que tramitó su denuncia a través de la Unión de Consumidores a principios de este mes, como anunció ayer este diario. "Y no solo eso --continúa indignado-- tuvimos que pagar 25 euros por la firma del cura que aparece en los documentos".

En este sentido, el demandante ha señalado que espera conseguir que "los aranceles por los servicios funerarios en el camposanto parroquial se ajusten a los precios que se cobran en otros cementerios, es decir, es necesario rebajar las tarifas vigentes".

SIN PERSONAL Otra de las exigencias de muchos alquerienses es la falta de personal en estas instalaciones de gestión parroquial. "No hay conserje ni ningún otro tipo de servicios", denuncian los alquerienses, que no entienden "dónde va el dinero que logra de los entierros".

Este rotativo intentó ayer contactar con el cura y con responsables del Obispado de Castellón que son, según la Conferencia Episcopal, "quienes fijan las tarifas", sin lograr respuesta.