El encierro de Joaquín Núñez del Cuvillo puso colofón ayer, en Onda, al cuartel taurino integrado por 34 astados de las mejores ganaderías de España. Una carrera que destacó por su rapidez, con poco más de dos minutos de duración, y por la ausencia de incidentes pese al gentío que se concentró en el recinto, con más de 10.000 personas.

El buen tiempo, tan ausente durante toda la semana, permitió ayer el lucimiento de animales y corredores. La prueba de dos de los ejemplares del Cuvillo apenas terminó el evento ya hizo presagiar que se avecinaba una jornada grande para la localidad, con astados muy bravos.

La tarde taurina tuvo como preámbulo la suelta de la paloma y cerca de 80 palomos deportivos por parte de la reina de la Fira, Ana María Gallego, y los colombaires de La Ondense, que pintaron el cielo del Raval con la imagen de las aves remontando el vuelo en busca de la paloma.

Posteriormente, se exhibió el toro de la peña Mantilla de Puntilla, de nombre Chaparrón. El ejemplar de Samuel Flores tuvo que ser enlazado con la cuerda para entrar a los chiqueros, a pesar de su buena actuación.

Las presentes celebraciones han batido un nuevo récord con 34 toros, 24 agrupados en cuatro encierros. El apartado musical también ha sido notable con las actuaciones de Extremoduro y El Canto del Loco. Anoche el colectivo Sonora, integrado por 40 peñas locales, llevó el concierto de Siniestro Total, con entrada gratis, a cientos de vecinos.

El desfile de carrozas pondrá hoy punto final a unos días memorables tanto por la cantidad y calidad de los toros, como por los conciertos musicales.