Al objeto de evitar accidentes y que las obras comenzadas no constituyan ningún peligro o molestias para los vecinos por ocupación de la vía pública, el departamento de Urbanismo del Ayuntamiento ha encargado la elaboración de un censo que permitirá concretar el número de obras que se encuentran paralizadas ahora en la localidad.

Se trata de una situación que desde el área urbanística se viene observando en los últimos meses, tanto en el casco urbano como en la zona de la playa.

"Nos preocupa la situación en la que se encuentran muchas construcciones que comenzaron a ejecutarse y que, en algunos casos, se han quedado paralizadas", manifestó el concejal de Urbanismo, Enrique Brisach.

De hecho, el consistorio ya ha solicitado la actuación de un propietario en una obra de adosados que comenzó a ejecutarse el pasado verano en Om Blanch y quedó paralizada tras excavar el foso que debía servir como aparcamiento. "Reclamamos al promotor que lo sellara ya que con las últimas lluvias se había embalsado", explicó el edil.

Además, el departamento de Urbanismo ha recibido varias visitas de vecinos que han adquirido un inmueble sobre plano y que posteriormente las obras han quedado suspendidas por parte de la promotora. En estos casos, según Brisach, "el consistorio poco puede hacer, únicamente informarles de cuál es la situación legal de las obras de acuerdo al expediente administrativo que se ha tramitado en el Ayuntamiento". En este punto, el edil dijo que ha habido promotores que, después de solicitar la licencia de obras, han tramitado la devolución de la fianza correspondiente al ICIO.