La falta de ferrocarriles regionales y la carencia de cercanías de Castellón a Vinaròs ya afecta a cerca de 2.000 estudiantes universitarios de la zona norte de la provincia. Y es que el insuficiente servicio de transporte público obliga a los alumnos a pernoctar en la capital de La Plana entre semana, lo que supone un elevado coste económico para las familias, ya que imposibilita realizar cada día un trayecto que dura, como máximo, solo una hora.

En la actualidad, 1.157 jóvenes procedentes de localidades septentrionales con estación están matriculados en una carrera en la Universitat Jaume I. Estos municipios son Vinaròs, Benicarló, Peñíscola, Santa Magdalena, Alcalà de Xivert, Torreblanca, Oropesa y Benicàssim. De estos, la mayoría se ve prácticamente obligada a vivir de lunes a viernes fuera de sus casas. También las escasas comunicaciones afectan a poblaciones de la comarca del Maestrat que, aunque no tienen parada, utilizan las de localidades vecinas que disponen de ella. En este caso, hay 378 estudiantes repartidos en 19 pueblos, entre los que están Traiguera, Sant Mateu o Rossell.

Estos datos son los que ha remitido Nuevas Generaciones del Partido Popular de Vinaròs al Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, para recabar su apoyo e instar al Estado a aumentar el número de ferrocarriles en la provincia y a transferir las competencias a la Generalitat valenciana para crear una línea de cercanías. Desde la agrupación popular, su portavoz y artífice de la campaña de solicitud de mejora, Lluís Gandía, explica que son "muchos los jóvenes de la zona que han de alquilar un inmueble por no tener un servicio de ida y vuelta en el mismo día a un precio asequible".

OTROS PERJUICIOS Gandía también asegura que esto no solo provoca "un aumento del coste de la carrera, sino que perjudica la integración social en la comarca, ya que de los siete días de la semana, cinco están fuera".

Por otro lado, a los alumnos de la UJI se suman los de las facultades de Valencia, que solo cuentan con tres trenes diarios desde Vinaròs --el último a las 14.00 horas-- y con tres desde la capital del Turia, con lo que se dificultan sus desplazamientos. Gandía recuerda que, de ampliarse, se beneficiaría mucho a "los alumnos de Benicàssim o Oropesa, ya que podrían ir y volver directamente a diario". Y es que 384 jóvenes de la Universitat de Valencia y de la Politécnica proceden de municipios con apeadero, mientras que otros 47 son de localidades cercanas.

Fuentes de Renfe indican que, durante el 2007, a falta de confirmar los datos del 2008, alrededor de 175.000 personas hicieron uso de la línea de regionales entre Valencia y Tortosa. Según un informe remitido por el Gobierno a Nuevas Generaciones de parte de Renfe, durante junio del año pasado, 15.666 viajeros utilizaron este trayecto. Con todo, este estudio dice que "la actual oferta ferroviaria es suficiente para atender la demanda", ya que en él se incluían los ferrocarriles de larga distancia Alaris y Talgo, más caros.