El pleno del Ayuntamiento de Peñíscola pidió ayer, por unanimidad, abrir una vía de diálogo con el Ministerio de Administraciones Públicas para lograr la cesión de los terrenos del centro de estudios. Para ello, quieren acordar "una alternativa que satisfaga los intereses de ambas administraciones". Entre los motivos para la cesión, se encuentra el carácter estratégico de su ubicación, con 19.500 m junto al casco histórico, "de los cuales apenas 1.000 se destinan a edificaciones". En el dictamen, propuesto por el alcalde, Andrés Martínez, se recuerda que el edificio "funcionó como centro de adoctrinamiento del Movimiento, y supone un recuerdo del franquismo". Además, en la sesión se puso de manifiesto la poca rentabilidad del centro, que quiere ser aprovechado para justificar esta cesión del Gobierno al Ayuntamiento. También se consensuó pedir que el subsuelo se pueda destinar para un párking.