La protección y conservación de los olivos milenarios han centrado todas las miradas en la inauguración de la VIII Fira de l´Oli Verge i Productes Agroalimentaris que fue inaugurada ayer en Canet lo Roig.

El acto de inauguración, que tuvo lugar en los salones del consistorio, contó con la presencia del invitado de honor de este año y secretario de la Unió de Llauradors i Ramaders de la Comunitat Valenciana, Josep Botella, quién ensalzó el importante papel que cumple esta feria en la conservación de los olivos, así como dando a conocer el gran valor del aceite de oliva en la provincia de Castellón.

La feria de este año está contando con un gran número de participantes, que han podido degustar vino y aceite procedentes de las cooperativas y productos agroalimentarios. En este sentido, el alcalde de Canet lo Roig, Eleuterio Gimeno, ha querido destacar que "cada año vienen más visitantes y eso demuestra que las cosas se están haciendo bien, y nosotros, por nuestra parte, seguiremos trabajando para que los agricultores y personas que viven en estas tierras puedan dar a conocer la riqueza de su patrimonio y alimentos que se producen".

Cabe destacar que en la presente edición, y como novedad, la feria está dedicada a una población, que en esta ocasión es Rosell. Entre las actividades se ha previsto una exposición de pinturas al óleo y concurso del tradicional tiro al rulo para los más pequeños. Además, también se llevó a cabo una cata de aceite, que fue multitudinaria. Hoy domingo tendrá lugar la cuarta edición de la Trobada Comarcal de Bolilleres de Canet lo Roig.