Alrededor de 10.000 vinarocenses se convertirán en figuradas moléculas que formarán parte de un solo cuerpo, de una acción que unificará a un simbólico Vinaròs a modo de tsunami que abrirá los brazos para acoger la reliquia de Sant Sebastià el día 19 de enero del próximo año.

El pueblo cobra así protagonismo en el montaje que Carles Santos está preparando y que quedará integrado en la conmemoración del IV centenario de la llegada de la reliquia a la ciudad.

Acompañado por mosén Emili Vinaixa, este artista multidisciplinar único en el panorama contemporáneo, realizaba una llamada a la participación de todos los vinarocenses, integrados o no en entidades "o los que han llegado a vivir a la ciudad, tienen que estar todos". El objetivo es que la reliquia permanezca en manos del pueblo y este la haga suya durante unas horas, por eso, Santos dijo que "pido mucha gente, miles de personas". Para el compositor, el hecho de que le hayan pedido la organización de un acto de esta envergadura produce varios sentimientos, uno de preocupación. "El hecho de haber nacido aquí lo convierte, como mínimo, en un acto emocionante", apuntó.