Los departamentos de Sostenibilidad y Turismo, dirigidos por Enrique Brisach y Nuria Felip, respectivamente, estudian la convocatoria de nuevas rutas por el río Millars después del éxito registrado en las dos salidas que han tenido lugar durante este verano. “La respuesta obtenida ha sido notable y son muchos los vecinos de la localidad y de otros puntos de la provincia que se han acercado hasta el municipio para disfrutar de esta actividad”, ha señalado el regidor de Sostenibilidad.

“El objetivo que perseguíamos ambas delegaciones con la programación de este tipo de oferta se ha cumplido con creces y creemos que es una buena iniciativa que debe continuar”, ha considerado Brisach. Así las cosas, “estamos estudiando nuevas rutas para poder dar cabida al gran número de demandantes que acudieron a reservar plaza a la oficina de turismo y se quedaron sin poder inscribirse dada la rápida ocupación de la totalidad de las vacantes”, ha indicado el concejal.

De hecho, en menos de dos semanas se completó la oferta prevista y se creó una lista de espera con un importante número de interesados. Con la intención de corregir esta circunstancia, “estamos estudiando la posibilidad de celebrar una nueva salida a final de mes o bien programarla para el próximo septiembre, de modo que puedan acudir aquellos interesados que no pudieron inscribirse en las pasadas rutas”.

Cabe señalar que ambos departamentos organizaron dos rutas: una en horario vespertino y otra en horario nocturno. Bajo el lema “El Millars amb nous ulls”, el consistorio celebró una primera actividad el pasado 17 de julio, en el que más de medio centenar de participantes tuvieron la oportunidad de conocer el delta del Millars con una excursión a pie por las lagunas a lo largo de 5,4 kilómetros. La segunda de las propuestas tuvo lugar el pasado 6 de agosto, a partir de las 19.00 horas. Desde la avenida Vora Riu, en Pla de la Torre, los cerca de un centenar de asistentes recorrieron una ruta de ocho kilómetros en la que disfrutaron de un tranquilo paseo por las lagunas y observaron las aves. “El riu a la lluna plena”, como se ha denominado la excursión, también contó con un “sopar residu zero”, que permitió a los asistentes cenar en un entorno natural sin generar ningún tipo de basura.

El regidor de Sostenibilidad ha incidido en los buenos resultados de un programa que no sólo permite tener un contacto directo y próximo con el cauce del Millars que delimita el término municipal, sino que además “tiene una función de concienciación y conocimiento importante, ya que para poder preservar un espacio natural como es el Millars, el primer paso es conocerlo, disfrutar del paraje y, en definitiva, aprender a conservarlo en el tiempo, ya que se trata de un espacio natural único”, ha declarado Brisach.