El Ayuntamiento de Almassora ha retirado cerca de 4 toneladas de residuos desde el pasado junio en las acequias y escorrentías que desembocan en la playa del término municipal. El trabajo lo ejecuta el retén de limpieza que el pasado año estableció el departamento de Urbanismo del consistorio con la intención de mantener en condiciones óptimas este tipo de canales de riego tradicional y evitar obstrucciones que provoquen el desbordamiento de las acequias y los consecuentes daños en las zonas urbanas aledañas.

El trabajo que desempeña esta brigada se desarrolla en los 11 canales de riego existentes y las 3 escorrentías que atraviesan el distrito marítimo de la localidad. Antes de que el agua que conduce el canal alcance el mar, “hemos establecido unas trampillas o rejillas de modo que los desechos no acaben alcanzando la playa y, por tanto, la costa se mantenga en unas condiciones óptimas para el baño”. Esta circunstancia obliga a trabajar diariamente a los miembros del retén para limpiar cada una de estas bocas “y librarlas de los kilos y kilos de residuos que lamentablemente se registran cada día”, ha considerado Brisach.

Diariamente, el retén recoge una media de 50 kilos de basuras que son retiradas con ganzúas y depositadas en contenedores para permitir el paso adecuado de las aguas de riego. “Seis operarios se encargan de actuar con diligencia y efectividad para que las acequias se encuentren en condiciones óptimas no sólo para evitar la subida de las aguas que canaliza la acequia, sino también para que, en caso de fuertes lluvias, no se registren problemas de inundaciones en los aledaños de estos conductos”.

Maderas, plásticos, material de obra y restos orgánicos en general se encuentran de forma habitual en las acequias “provocando bloqueos que, en épocas de fuertes lluvias, pueden provocar graves problemas”, ha manifestado Brisach. En este sentido, desde la concejalía han hecho hincapié en la responsabilidad ciudadana para evitar que este tipo de conductas se reproduzcan, “dado que las acequias deben conducir el agua de riego y no se deben convertir en puntos de vertido”. “Todos deseamos disfrutar de unas playas limpias, en condiciones, e incluso aspirar en un futuro a que ondee una bandera azul en nuestra costa. Para ello hemos de aplicar conductas cívicas y responsables”.

Cabe señalar que durante los 365 días al año, las 24 horas del día, los miembros de la brigada están operativos para resolver cualquier incidencia. De hecho, en el caso de que se registre cualquier eventualidad, “se contacta con el retén y acuden los operarios que ese día se encuentran localizados para solucionar cualquier problema que se registre”.

Protocolo de actuación

El regidor de Urbanismo ha indicado que en el caso de que cualquier vecino registre un tapón o problemática en alguna de las acequias o escorrentías, “se ha de contactar con la Policía Local que a su vez dará aviso a los miembros del retén para que estos actúen con diligencia”, ha señalado Brisach. En este sentido, tanto los agentes de la plantilla como los operarios “tienen las instrucciones necesarias para movilizarse con rapidez y actuar a fin de solventar con agilidad la incidencia”, ha indicado el concejal.

Por otro lado, el titular de la cartera de Urbanismo ha señalado que el departamento está estudiando la instalación de un sistema automático de alerta en el caso concreto de la acequia Taronjera. “Este canal conduce más del 60% de las aguas de riego de nuestra localidad, por lo que resulta sumamente importante la limpieza continua y constante de su trampilla”.

Cabe señalar que la playa de Almassora, además de contar con este retén de limpieza periódica de acequias, cuenta además con un moderno sistema de evacuación de pluviales a través de una red de colectores que la Generalitat Valenciana ejecutó en la localidad durante el pasado mandato y puso en marcha durante el último trimestre de 2007. La actuación supuso una inversión superior a los 5 millones de euros, pese a que la cuantía inicialmente prevista era de aproximadamente 3 millones de euros. “El objetivo es mantener en condiciones óptimas nuestra costa y evitar problemas derivados del abandono de residuos que pueden evitarse aplicando comportamientos responsables y cívicos”, ha considerado el regidor.