Dos equipos de operarios del Servicio Municipal de Vía Pública, en turnos de mañana y tarde, comenzaron a instalar a principios de esta semana las nuevas luces de Navidad, que iluminarán la ciudad a partir de mañana viernes por la noche y que supondrán un ahorro económico de 30.000 euros anuales a las arcas municipales.

El concejal del área, Pedro Sancerni, ha informado que, a diferencia de años anteriores, el Ayuntamiento no alquilará las luces, sino que ha optado por la adquisición: “Era necesario sustituir los viejos arquillos de bombillas tradicionales por nuevos sistemas de bajo consumo y creemos que la fórmula de la compra es la más ventajosa para el Ayuntamiento”, explica el edil, quien también añade que se ha reducido el número de arquillos para abaratar gastos.

El régimen de alquiler de las luces de Navidad suponía un coste anual para el Consistorio de unos 30.000 euros, “lo mismo que nos cuesta comprar las que vamos a instalar este año, y de las cuales abonamos este año el 50% y la otra mitad en 2010. El único coste a partir de ese momento será el del consumo propio de energía, ya que los operarios del Servicio Municipal de Vía Pública, funcionarios, serán los encargados de colocarlas en su sitio”, anuncia el concejal.

La instalación de las luces más tarde que otros años responde, por una parte, al estudio de la fórmula más ventajosa y de las mejores ofertas, así como a la negociación para la adquisición; y por otra parte, a la necesidad de reducir los días de consumo de energía y ajustarlos a las fechas más próximas a la Navidad. En este sentido, el concejal espera que la ciudadanía entienda estas circunstancias, sobre todo en tiempos de crisis, y lamenta las quejas del principal partido de la oposición, “que debería informarse más y mejor antes de criticar. Pese a ello, tanto este concejal como los operarios de Vía Pública les deseamos feliz Navidad”.