El proyecto fue adjudicado en marzo a la empresa Merino y Terrassa SLP por 446.559 euros.

Cuando el plan parcial del PAI tenga la luz verde, los terrenos pasarán a ser públicos y se cederán.