El Ayuntamiento de l’Alcora acordó en el pleno exigir a la Generalitat Valenciana que proceda a transferir la deuda histórica que mantiene con el consistorio y que, según fuentes municipales, lastra de manera importante los recursos disponibles para el cumplimiento de las competencias que la ley les tiene asignadas de manera obligatoria.

Asimismo, se instó a la Administración autonómica a asumir “sin ninguna excusa ni demora” la puesta en marcha del sistema de participación de los gobiernos locales valencianos en los Ingresos Tributarios de la Comunidad Autónoma (PICA), en cumplimiento de los acuerdos alcanzados por unanimidad en el seno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Por otra parte, en la sesión se dio luz verde, por unanimidad, a una moción sobre el Fondo de Cooperación Local, para exigir el cumplimiento del acuerdo alcanzado en el seno de la FEMP. En concreto, se decidió crear un fondo, indeterminado y no finalista, de carácter lineal, que resulte de multiplicar 70 euros por los cinco millones de habitantes de la Comunitat y que alcanzaría los 350 millones. Estos deberían integrar la partida correspondiente de los presupuestos de la Generalitat para este 2010, incorporándose mediante la correspondiente modificación de créditos. H