Almassora.- Almassora ha iniciado las obras que deberán posibilitar la construcción de una nueva biblioteca en la localidad con la instalación de un vallado perimetral que rodea parte del antiguo inmueble de la Cámara Agraria. Desde la semana pasada, los operarios de la firma adjudicataria del proyecto se emplean en la planta baja del edificio con la intención de avanzar en la reforma de una instalación que debe dar servicio a los ciudadanos y vecinos de la localidad, “ofreciendo una prestación adaptada a las necesidades de una población cercana a los 25.000 habitantes”.

El ambicioso plan de obras contempla la renovación de estas dependencias y el uso de su planta baja como sala de lectura y préstamo de libros. Una instalación “que vendrá a dotar a nuestra localidad de un espacio dimensionado a las necesidades reales del municipio, un local que, en la práctica, permitirá triplicar el espacio que hasta la fecha ha prestado el municipio en el antiguo consistorio”.

El servicio, que actualmente ocupa la primera planta del edificio El Mercado, permanecerá en este inmueble hasta que esté ejecutado el proyecto. Una obra “que se prolongará durante este ejercicio con la intención de que el próximo trimestre, si el plan de obras no sufre ningún contratiempo, pueda abrirse formalmente al público”, ha considerado el alcalde.

El primer edil, que ha visitado las obras arropado por la regidora de Cultura, Nuria Felip, el regidor de Urbanismo, Enrique Brisach, y la edil de Servicios Sociales, Inmaculada Esteller, ha incidido en la relevancia de una obra que supondrá una inyección económica de 817.977,65 euros. La actuación, adjudicada a Becsa y costeada con cargo al Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local, permitirá disponer de una superficie de 465,01 metros cuadrados, “un espacio considerable si tenemos en cuenta que en el ayuntamiento se disponía de una sala única de 172 metros cuadrados”.

De hecho, las nuevas dependencias contarán con espacios diferenciados para prestar el mejor servicio a los vecinos en función de sus necesidades. Por salas, la dedicada a la lectura, con 113,25 metros cuadrados, tendrá una superficie sensiblemente inferior a la sala principal, de 141,35 metros cuadrados. A éstas se sumará un aula de infantil, que ocupará 61,94 metros cuadrados, así como una hemeroteca, de 36,37 metros cuadrados. La narración de cuentos también dispondrá de un espacio propio, con 32,77 metros cuadrados, así como un área reservada para archivo, con 18,65 metros cuadrados.

Asimismo, el proyecto contempla la apertura de un almacén de 17,25 metros cuadrados, una sala de reuniones dotada con 8,87 metros cuadrados, así como un despacho de 18,29 metros cuadrados y una sala de control que ocupará unas dimensiones de 16,27 metros cuadrados. Completará la obra una superficie de 52,98 metros cuadrados dedicados a los aseos, además de dos vestíbulos para los dos accesos al inmueble, por la calle San Salvador y la plaza Pere Cornell, que sumarán 82,67 metros cuadrados.

Vocación social

El alcalde de Almassora, Vicente Casanova, ha incidido en la relevancia de un programa urbanístico que “tiene una clara vocación social”. “Somos conscientes de lo limitado del servicio que se prestaba en las antiguas dependencias y, por ello, consideramos que este plan de financiación debía permitir la ejecución de una obra tan necesaria como ésta”, ha considerado el alcalde.

El primer edil suscribió el pasado viernes 9 de julio el contrato de adjudicación de la nueva biblioteca municipal tras elevar a a definitiva la contratación de las obras el pasado 28 de junio. Asimismo, cabe señalar que el proyecto, que salió a licitación el pasado mes de abril, recibió las plicas de 10 firmas interesadas en materializar la infraestructura.