El 8 de junio, la Policía Nacional realizó una actuación en Peñíscola, dentro de la denominada ‘operación Verano’. Fueron detenidas 13 personas, y trasladadas a la comisaría provincial, donde se instruyeron los expedientes de expulsión. Venían de países como Italia y Francia. Según la nota del cuerpo, “ofrecieron fuerte resistencia y desobedecieron al control y a la actividad de la policía española”. Algo que también apunta el concejal de Gobernación. “Antes, cuando se les interceptaba, salían corriendo o dejaban el material; ahora se han hecho fuertes y atacan, escupen y tratan de agredir a los policías”. Antes, los del top manta se veían rodeados por la acción de los agentes. En cambio, ahora, son tantos que son ellos los que rodean a la autoridad.