Aunque en Burriana será una novedad, lo cierto es que en buena parte de los ayuntamientos de la provincia ya existen ordenanzas reguladoras que establecen las correspondientes tasas, que van desde los 100 a los 300 euros.

Castellón, Betxí, Traiguera y Almassora son algunos de los municipios de la provincia que cobran por las bodas civiles.

Como curiosidad, cabe destacar que el edil que más bodas ha oficiado en Burriana es el de Medio Ambiente, Juan Granell, con 10 ceremonias; seguido del edil de Agricultura, Francisco Isach; la concejala de Turismo, Gloria Fandos; y Ana Montagut, de Políticas de Empleo y Educación.