Nules se fijó en el plan que quiere aplicar Burriana para legalizar las casas de la Marjaleria. Así, contó con la colaboración de los técnicos del ayuntamiento vecino para redactar las bases que regirían el programa de regulación. La Generalitat aprobó en el 2002 el catálogo de zonas húmedas de la Comunitat y marcó el enclave como un humedal en el que no se podía construir. El consistorio está realizando un censo de las edificaciones a través de fotografías aéreas. En estas pesquisas se descubrió que, desde el 2002 hasta el 2007, se construyeron 304 casas, mientras que, anteriormente, ya había 465. Ahora solo falta por saber las que se edificaron de 2007 al 2009. El padrón supondrá una herramienta fundamental para lograr la ansiada legalización.