Otro de los pasos que el Ayuntamiento de Nules quiere dar para salvar las casas de la Marjaleria es incluir el plan especial en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana. En este caso se considerará el humedal como terreno no urbanizable, aunque lo compatibilizará con los usos de las viviendas. El programa conlleva una serie de estudios de impacto ambiental o de inundabilidad que son parejos a la aprobación del PGOU. En ningún caso, según recalcó el alcalde, Mario García, “se recalificará”. Los técnicos trabajan en los retoques que ha marcado el Consell en el concierto previo para dar el visto bueno definitivo. La Administración autonómica ha ordenado 37 cambios. Si estos se subsanan se podrá incluir el programa para el enclave.