La Casa de la Cultura de Benicàssim ha acogido por segundo año consecutivo una reunión abierta a todos los vecinos en la que los participantes pudieron trasladar al alcalde, Francesc Colomer, y a los concejales del equipo de gobierno, sus necesidades, demandas y propuestas para mejorar la calidad de vida y las infraestructuras del municipio. Entre ellas, destacaron una veintena de ideas que serán estudiadas, sobre temas como el aumento de la frecuencia de paso de los autobuses, la ampliación de la red wifi, la incorporación de radiología en un centro de salud o la mejora de las aceras y de la señalización de la nueva rotonda del futuro bulevar.

Con esta iniciativa el equipo de gobierno conoce las inquietudes de los benicenses, que pueden ser incluidas en las cuentas municipales que, con un montante de 24 millones, prevén aprobar durante la tercera semana del próximo mes de noviembre. De hacer realidad esta previsión, sería la primera vez en muchos años en que los presupuestos se pueden aprobar con tanta antelación.

Una de las cuestiones que quedan por cerrar es qué va a pasar con la deuda contraída por la Generalitat en proyectos como son la plaza del Trenet o Villa Elisa.

El concejal de Participación Ciudadana, Sebastián Esparducer, resaltó los aspectos positivos de celebrar una asamblea, y destacó que “es una iniciativa que forma parte de la política que se viene desarrollando para mejorar los mecanismos de participación con la aprobación de medidas como las consultas populares”. Por su parte, el alcalde, Francesc Colomer, valoró la importancia de “ensayar nuevas fórmulas de participación ciudadana, dando voz a las personas que no están adscritas a una asociación”. H