El pleno ordinario de Benicàssim aprobó, por unanimidad, la cesión de los bienes de la urbanización de la Pobla de Montornés al Ayuntamiento. Un trámite que ya anunció este periódico y que terminó por materializarse ayer.

Es la única área residencial de las montañas que tiene una plaza y viales privados. Esto significa que los residentes tienen que dejar la basura fuera del distrito o que el servicio de limpieza viaria de la ciudad no puede acceder hasta allí al tratarse de un espacio particular. Además, los vecinos habían solicitado en reiteradas ocasiones que el consistorio se hiciera cargo de la misma.

En 1980 pasaron a dominio municipal las urbanizaciones de montaña (Montornés, la Parreta y les Palmes), después de ser cedidas por parte del urbanizador, excepto la Pobla de Montornés. En esta se ubican unas 50 viviendas con una plaza central considerada como una finca catastral. Tras numerosas reuniones con los residentes, el consistorio da este paso, aunque marcando los límites, ya que hay espacios que se consideran jardines privados, por lo que no actuarán pese a que los residentes solicitan que también sean adecentados.

Por otra parte, la sesión también dio luz verde al cuadro de integrantes del Consell Territorial del Foro de Turisme del consistorio, con carácter consultivo. H