Pese a que la presión tributaria no va a incrementarse, el alcalde de Burriana, José Ramón Calpe, anunció que el año 2011 va a ser un ejercicio económico muy difícil. Un motivo para ello es que se percibirán 258.000 euros menos del Estado y hay que empezar a pagar al Gobierno 750.000 euros que dio de más en el 2008, aunque la devolución se repartirá en 5 años, y en el 2011 hay que liquidar el primer plazo de 150.000 euros. “En total, hay casi 600.000 euros de más que hemos de afrontar sin hacer nada”, apuntó Calpe.

Calpe matizó que “Burriana no está mal económicamente y la prueba es que, mientras municipios de nuestros alrededores han sacado concursos para préstamos y no ha concurrido nadie, aquí, en los que hemos ofrecido, ha venido gente”.