El colegio Ausiàs March de la Vall d’Uixó es el centro con más pizarras digitales en sus aulas. Y es que a la que costeó la Conselleria de Educación el centro ha añadido otras cinco, según ha explicado su director, Juan Vicente Corma, quien añade que el objetivo es “dotar a la escuela de pizarras digitales en todas las aulas porque creemos que las nuevas tecnologías son una herramienta de trabajo muy interesante y los alumnos deben desarrollar sus competencias en medios de comunicación como es Internet”.

De esta forma, el colegio cuenta con seis de estos aparatos, distribuidos en las aulas de música, Infantil de cinco años y en primero, tercero y sexto de Primaria. No obstante, para el próximo curso, “queremos comprar tres pizarras más, para que todas nuestras aulas cuenten con una de ellas”.

La intención de los responsables educativos es convertir esta escuela en un “centro inteligente”. Para Corma, “las nuevas tecnologías son importantes para la motivación del alumnado, dadas las enormes posibilidades que ofrecen en la educación actual”.

Las pizarras disponen de conexión a Internet y altavoces, lo que permite a los alumnos complementar sus clases con música y videos explicativos relacionados con la materia que se imparte.

El colegio Ausiàs March --el más reciente de la Vall, que fue inaugurado en los primeros meses de la anterior legislatura-- desarrolla métodos educativos dinámicos, gracias al uso de las nuevas tecnologías en sus aulas. Aun así, el director reconoce que el profesorado todavía tiene que formarse más en la utilización de este tipo de pizarras, “porque son unos elementos con muchas ventajas”.