Las obras del centro cultural de Benicàssim “se retomarán en pocos días”, según anunció la concejala de Urbanismo, Carolina San Miguel, a Mediterráneo. Así, está previsto que los trabajos finalicen “en menos de un mes”, ya que tan solo quedan algunos detalles como retoques de pintura, el conducto para el aire acondicionado, la instalación de una gran escultura ornamental, aspectos de iluminación o adecuar los cierres, entre otros. Los benicenses podrán empezar a disfrutar de este espacio enriquecedor “a partir del próximo año”, según añadió la titular del área.

Para entonces, el equipo de gobierno planea dotarlo de contenido con exposiciones y actividades, tal y como estaba estipulado, y probablemente se ofrecerá la primera muestra en enero. Según explicó recientemente el concejal de Cultura, Mauro Soliva, “la localidad contará con dos espacios para exposiciones, ya que el teatro municipal también se utiliza para estos menesteres”.

Además, se iniciará “una ronda de conversaciones con la UJI y otras instituciones para poder traer exhibiciones de calidad y renombre”, indicó. El edil también destacó su “excelente ubicación”, ya que, está situado “en una zona de paso muy concurrida, en pleno centro de la ciudad”.

El edificio ocupa la superficie de una antigua vivienda que fue cedida en su día al Ayuntamiento por un cambio urbanístico y las obras se paralizaron en diciembre del 2010, según recordó San Miguel. Hasta ahora, el consistorio ha estado trabajando para desbloquearlas, ultimando los trámites administrativos y negociando con una nueva empresa adjudicataria para que las termine antes de que finalice el año y no perder la ayuda del plan E.

CRÍTICAS

La responsable de Urbanismo criticó que en plena precampaña electoral “el Bloc organizara una exposición abierta al público en este espacio cuando el local aún no estaba acondicionado”. Resaltó así que el centro “no puede acoger actividad alguna hasta que no tenga el final de obra”. Además, incidió en que organizaron la muestra “sin partida presupuestaria para tal fin y no afrontaron los gastos de aproximadamente 500 euros que supuso”. También añadió que, por ello, “el edificio presenta algunos desperfectos, como la pared descorchada”, que se tendrá que arreglar en breve.