El gerente de Reyval, Daniel de la Torre, aseguró ayer que “no somos perfectos, seguro que tenemos algún fallo, por lo que estamos dispuestos a negociar, pero no a renunciar a un proyecto por el que llevamos cinco años luchando”. Así, añadió que “de todos los expedientes que hemos tenido no hay ninguno firme”, y matizó que solo en los últimos dos meses han recibido 18 inspecciones, “sin encontrar irregularidades”. Asimismo, argumentó que han sido los primeros en contactar con vecinos e instituciones, “pero no se nos ha dado la oportunidad de negociar”. Además, afirmó que la incineradora es necesaria “según la Unión Europea”, y que su construcción supondría “multiplicar los puestos de trabajo sobre los 50 ya existentes”.