El equipo de gobierno de Benicàssim convocó un pleno extraordinario para modificar la ordenanza fiscal reguladora del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), según informó la alcaldesa de la localidad, Susana Marqués. La munícipe y el concejal de Hacienda y Economía, Manolo Martín-Lorente, han estado estudiando recientemente un sistema de pago especial para los desempleados del municipio que contempla cuatro plazos, con el objetivo de que “afrontar estas obligaciones no se convierta en un lastre”. Una iniciativa que se aprobará en plenario y que servirá para “aliviar la carga económica que supone para las familias benicenses que tienen a varios miembros en el paro y que podrán hacer frente al IBI de forma aplazada”, afirmó la alcaldesa, quien avanzó que ya se encuentran “trabajando en nuevos beneficios fiscales”.

Por su parte, Martín-Lorente destacó que los ciudadanos que se encuentren en situación de desempleo y quieran beneficiarse de esta ayuda municipal, “deben solicitarlo en el ayuntamiento antes del 1 de abril del próximo año”, y señaló que el primer plazo para abonar el impuesto será el 1 de julio, el segundo en agosto, y los dos restantes, en septiembre y octubre, respectivamente.