Orpesa pondrá fin para siempre a uno de los puntos negros de la N-340 con la culminación, a finales del primer trimestre del 2012, de un nuevo túnel que distribuirá el tráfico hacia el polígono de la Catalaneta y Cabanes, en los accesos norte, que estarán totalmente terminados cara al estío. Así lo anunció el concejal de Urbanismo, Tomás Fabregat, a Mediterráneo tras asegurar que la actuación se encuentra en un estado “muy avanzado”. “Hemos retomado las obras una vez concluido el verano, ya que la concesionaria de la explotación del peaje de la autopista nos pidió expresamente que evitáramos los periodos con mayor circulación”, afirmó Fabregat, para quien estas mejoras suponen “una prioridad para acabar con la inseguridad de la circulación en esta carretera”.

No obstante, los accesos han estado paralizados durante meses debido a que la adjudicataria se declaró en quiebra y una nueva entidad asumió la finalización, introduciendo algunas mejoras. El proyecto original se sacó a licitación en mayo del 2010 por poco más de un millón de euros.

En concreto, la infraestructura contemplaba, además del túnel que pasará por abajo de la A-7, la construcción de una rotonda de 112 metros de diámetro y una anchura de 14, siete en cada carril de doble circulación y, a los lados dos, arcenes de 2,5 metros cada uno de ellos, con salida hacia el área industrial y también a los municipios del interior, sin tener que pasar directamente desde la N-340 “lo que, en la actualidad, comporta que los coches tengan que realizar una maniobra peligrosa”, señaló el edil.

FOMENTO DEL EMPLEO // Con todo, el concejal de Urbanismo argumentó que uno de los beneficios que traerá esta intervención será el impulso que tendrá el polígono cara a la instalación de empresas y los puestos de trabajo que puedan generar. “La zona es ideal para que se instalen nuevas mercantiles, sobre todo después de actuar en la entrada”, añadió.

Por su parte, desde Cabanes, el primer edil, Francisco Artola, afirma que el nuevo acceso norte también supondrá un beneficio para su localidad, ”ya que se trata de mejorar las comunicaciones entre los dos municipios vecinos, ambos de gran valor turístico”.

CABANES-ORPESA // “Para nosotros, la finalización del vial Cabanes-Orpesa es una prioridad y así se lo hemos hecho saber a la consellera de Infraestructuras, Isabel Bonig, en la reunión que mantuvimos hace unos días, una vez que ya ha sido desbloqueada la Declaración de Impacto Ambiental”, afirmó el primer edil.

Aunque este acceso norte suponga un primer paso, la futura carretera que uniría las dos urbes es “una actuación prioritaria para nosotros y para Orpesa, con el objetivo de consolidar el futuro desarrollo turístico en la zona”, pero entienden que con la situación económica actual será difícil que pueda incluirse en los presupuestos del próximo 2012. De todas maneras, afirman tener el compromiso de la consellera para sacarlo adelante en cuanto haya disponibilidad presupuestaria. No obstante, “ya lleva mucho retraso y es una infraestructura muy necesaria para estas dos poblaciones”, remarcó Artola. H