Fuentes de la Conselleria de Educación aseguraron ayer a Mediterráneo que “todavía no hay nada decidido sobre la eliminación de la unidad de Infantil del colegio de Alfondeguilla” y que su intención es, en un principio, tratar de buscar una solución para no quitarla, “tal como se está haciendo en otras localidades pequeñas de la Comunitat Valenciana”, manifestaron.

Por su parte, los padres del colegio público de Alfondeguilla pretenden vender las bondades del centro educativo entre los vecinos de la Vall d’Uixó con el fin de atraer niños y que no eliminen la unidad que el inspector del área del ente autonómico les anunció a través de e-mail al que tuvo acceso este periódico. Así lo pactaron los miembros de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) de la población en la reunión que mantuvieron con carácter de urgencia tras conocer esta mala noticia.

La presidenta de la entidad, Lorena Galindo, señaló que “si la excusa de la institución autonómica es que no hay suficientes niños empadronados, los buscaremos donde haga falta, e intentaremos que los vecinos que se han ido a vivir a la Vall d’Uixó inscriban a sus pequeños en Alfondeguilla”. Asimismo, Galindo detalló que “también haremos una campaña de promoción para dar a conocer las excelencias que tiene esta escuela en comparación con otras de la Vall que están sobresaturadas”.

Entre las razones que darán a los valleros para que empadronen a los escolares en la localidad están que el edificio es relativamente nuevo, ya que se construyó hace 15 años, con un comedor de hace dos años; el nivel académico es muy alto, ya que la ratio es baja; y está a solo 3,5 kilómetros de la Vall. H