Benicàssim es uno de los municipios de la Plana Alta que mayor apoyo está recibiendo de la Diputación de Castellón, liderada por su presidente, Javier Moliner, con el objetivo de afianzar y consolidar su oferta de festivales como atractivo para visitantes. No en vano, la localidad es el buque insignia de la comarca en cuanto a turismo se refiere.

Y es que el Patronato Provincial de Turismo ha invertido 350.000 euros para garantizar la continuidad y el éxito del Festival Internacional de Benicàssim (FIB) y del Rototom Sunsplash, sin comparación en toda Europa. Una apuesta que llega después de que más de 100.000 visitantes de todo el mundo hayan permitido crear 3.000 puestos de trabajo directos y generar un impacto económico de cerca de 40 millones de euros.

Asimismo, la Diputación aporta 30.000 euros a la 45º edición del Certamen Internacional de Guitarra Francisco Tárrega. El evento musical, que nació en la década de los 60, es, después del Ville de París, el concurso más antiguo del mundo en su especialidad, y con un prestigio mundial que lo avala tras cuatro décadas, en las que ha crecido.

También en la comarca de la Plana Alta, la institución provincial cumple 13 años patrocinando el Curso Internacional de Guitarra de Vilafamés. Además, en este municipio se ha renovado el convenio anual para el mantenimiento del Museo de Arte Contemporáneo, que asciende a 60.000 euros y con los que se sufraga su mantenimiento.

La promoción turística y musical finaliza en Orpesa, donde la Diputación patrocina con 18.000 euros cada edición de su Festival Internacional de Música (Orfim). Por su parte, Torreblanca es otro de los municipios que cuenta en materia turística en la comarca. De hecho, Moliner se ha comprometido a impulsar planes como el PAI Doña Blanca Golf o el puerto deportivo en Torrenostra. H