El Ayuntamiento de Almassora ha recibido el pasado diciembre la visita del destacado ciclista de la localidad, Pablo Comins, quien ha querido agradecer personalmente tanto al consistorio, como a la Diputación Provincial, el apoyo a su carrera deportiva. El joven, fichado por el Naturgas, dependiente de la Fundación Ciclista Euskadi, se prepara desde el pasado año en Vitoria “en un equipo que forma parte de la estructura del equipo de primera categoría, el profesional Euskaltel-Euskadi”.

Martínez, quien ha recibido al joven acompañado por su padre, ha alentado a Comins a seguir obteniendo los mejores resultados deportivos “sin abandonar los estudios, que son básicos y fundamentales”. El primer teniente de alcalde ha destacado la excelente trayectoria de Comins en el campo del ciclismo, en el que comenzó a destacar en el club de la localidad Animals de Monte. Por su parte, el joven de Almassora ha querido mostrar su agradecimiento con la firma de uno de los maillots que luce en el Naturgas.

Un equipo del que, con tan solo 18 años, ha dado el salto a la élite trasladándose al País Vasco donde está compatibilizando entrenamientos y estudios. De hecho, tal y como ha explicado el joven a Martínez, junto al plan deportivo establecido por el Naturgas, Comins está estudiando Educación Física con el objetivo de seguir progresando en un campo que desde muy pequeño ha sido su auténtica pasión.

Cabe señalar que Comins no es el único ciclista destacado de Almassora, ya que el pasado 25 de noviembre, el municipio otorgó la Mención Especial de su Gala del Deporte a Mar Manrique Villena. La joven ciclista, que reside actualmente en el Centro de Alto Rendimiento de Mallorca, comenzó a pedalear con 5 años y en España ha conseguido el oro en Keyrin, 500 metros en pista, velocidad en pista y velocidad por equipos en pista, entre otros. En Europa se sitúa entre las 10 primeras y ha batido el récord de 200 metros en Moscú, además de formar parte del equipo preolímpico de España, donde es la corredora más joven y tiene posibilidades de demostrarlo en Londres 2012.