La concejala de Cultura de Borriol, Mª Consuelo Vilarrocha, recordó ayer que la Unión Musical Lira Borriolencia es “una asociación privada y no municipal, como algunos piensan”, en relación a la polémica surgida desde que la agrupación realiza los ensayos en la calle desde el domingo.

La regidora recordó que el Ayuntamiento firmó un convenio con el colectivo en 1997 por cuatro millones de pesetas al año (24.000 euros) y que cuando entró como alcalde Adelino Santamaría se incrementó hasta los 36.000 euros, “a lo que se debe sumar el coste de los montajes o la iluminación” que no se incluían en el pacto. También destacó que para la escuela de educandos se han aportado “espacios municipales sin coste alguno para la asociación” como la luz o el agua.

La regidora admitió que “el momento que estamos atravesando no nos permite llegar a los plazos establecidos para el pago”, aunque aseveró que “es de bien nacidos ser agradecidos”.

En este sentido, resaltó el “esfuerzo” de la entidad y de los músicos, pero también el del Ayuntamiento, ya que “hemos conseguido llevar a nuestra banda a la posición donde está”.

Por el momento, el colectivo prevé proseguir con sus ensayos en la calle cada domingo para preparar su participación en el próximo certamen provincial. H