Los vecinos del Refugio del Dessert de les Palmes de Benicàssim cada vez están más cerca de que la urbanización de la zona sea una realidad. Y es que el consistorio benicense está ultimando todos los trámites administrativos para poder llevar adelante el desarrollo del PAI, tras más de dos años de un largo proceso que ahora parece llegar a su fase final. En la actualidad, tan solo queda pendiente “la cesión de un vial público, que a lo largo de esta semana se solventará, y notificar a los propietarios de las modificaciones que se han llevado a cabo”, explicó la concejala de Urbanismo, Carolina San Miguel.

El proyecto se aprobará definitivamente cuando ya no se presenten más alegaciones y finalicen los últimos trámites, y las obras podrán comenzar este año, probablemente en unos meses.

Los gastos de la actuación corren a cargo de los vecinos propietarios que llevan años reivindicando unos servicios básicos en las 145 parcelas existentes. Las obras las desempeñará una empresa, tras sacarse a licitación por un importe de 3,2 millones de euros, que desarrollará la urbanización y adecuación de la zona dotándola de alcantarillado, aceras, alumbrado, agua potable y se llevará adelante la creación de una red viaria y la red eléctrica de baja tensión y el cableado del alumbrado y telefonía. H