La urbanización del PAI Doña Blanca Golf de Torreblanca estará completada en el 2014. O al menos esa es la previsión y el objetivo que se ha marcado el Ayuntamiento dado el avance que se ha producido en los trámites.

Y es que la adjudicación definitiva de la obra se efectuará en las próximas semanas, por lo que la intención es comenzar la actuación dentro de este año. Teniendo en cuenta que el plazo de ejecución de la actuación es de dos años (según marcan las bases para la concesión) la misma se finalizará para el 2014. Según el alcalde, Juan Manuel Peraire, “hay un calendario que hay que cumplir y, por el momento, este se está llevando a rajatabla, por lo que estoy convencido de que este año los trabajos comenzarán y se harán en el tiempo previsto”.

La promotora Torremar propuso a la empresa Renos como ejecutora del proyecto. Ahora los técnicos del consistorio están estudiando la documentación para pulir los detalles y dar el visto bueno definitivo, es decir, la adjudicación final. La tramitación pasará por el pleno de la corporación y, después de este paso, se iniciará el acta de replanteo y se firmará el contrato con la firma adjudicataria de la urbanización.

Esta intervención será la que permitirá, en el futuro, la construcción de viviendas, hoteles y un campo de golf, entre otras instalaciones. “Son dos actuaciones diferentes que dependen de la una de la otra, porque es necesario marcar los viales y dotar la zona de los servicios necesarios”, remarcó ayer el primer edil.

Asimismo, destacó que, en el actual delicado momento económico, “es posible pensar que no es la mejor idea impulsar ahora este programa urbanístico, pero hay que apostar por invertir para poder salir adelante y superar la crisis que atravesamos”.

Y es que destacó que las obras supondrán “la creación de puestos de trabajo, además de convertir a la población en un referente turístico a nivel nacional y europeo y favorecer su desarrollo”.

LAS FIRMAS CANDIDATAS // Renos y Pavasal, Ecisa y la UTE formada por CRC Obras y Servicios y Arción Construcciones fueron las tres empresas candidatas a ejecutar la urbanización, siendo la primera la escogida por Torremar. Eso sí, pese a que el precio de salida de la licitación estaba marcado en 44 millones de euros, las tres mercantiles redujeron esta cantidad hasta los 39 millones, por lo que la adjudicación final se quedará en esta cantidad.

No obstante, antes del inicio de la actuación en sí, el Ayuntamiento desbrozó y limpió un área de más de dos millones de m2 para dibujar sobre la superficie cómo se desarrollaría este proyecto.

Otros trabajos previos han sido la implantación de servicios imprescindibles para desarrollar el área como el hídrico o el eléctrico. La cesión de una parcela a Iberdrola para una subestación o la ampliación del contrato de suministro de aguas son las acciones realizadas. También ha habido obras complementarias como las de la carretera al mar. H