El Ayuntamiento de Vilafamés ha aprobado el pago a los proveedores que tenían facturas pendientes de abono a fecha 31 de diciembre del 2011, lo que hará innecesario que el consistorio reciba la ayuda del Gobierno para cumplir con los suministradores municipales. El alcalde, José Pons, explicó que para hacer frente a este pago se han utilizado 450.000 euros de remanentes. RD