Un grupo de 35 personas compuesto por trabajadores de BP Oil España y vecinos de Almassora y Burriana se desplazó hasta el tramo bajo del río Millars con el objetivo de iniciar un proyecto de estudio y mejora de las poblaciones de tortugas acuáticas en la zona.

La acción, coordinada por la mercantil, la Fundación Limne y la colaboración de la Confederación Hidrográfica del Júcar y el Consorci del Millars, tiene como finalidad la recuperación y estudio del enclave por la proliferación de la especie.

De este modo, durante la sesión de trabajo se construyeron trampas y plataformas de soleamiento, bajo la experiencia y la tutela de los técnicos de la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, que coordinaron el proyecto Life Trachemys.

Cabe señalar que los voluntarios que estuvieron presentes en las actuaciones de mejora del Millars revisarán, durante el próximo semestre, las trampas colocadas con el objetivo principal de analizar la evolución de la población de tortugas autóctonas y retirar las especies exóticas que se alojan en tierras almazorenses.

Según fuentes de Limne, “con esta acción se pretende corregir el fuerte impacto que provocan los animales invasores sobre los ecosistemas, a la par que concienciar a los vecinos para evitar las sueltas indiscriminadas que se han venido observando en los últimos años tanto en las cuencas de los ríos como en las charcas”.

REFUERZO LOCAL

Con posterioridad al estudio que se encuentra realizando la entidad, y una vez se retire la fauna invasora, se valorará la posibilidad de reforzar las poblaciones autóctonas de tortugas a través de una suelta de ejemplares propios del área.

A pesar de que se trataba de una jornada de trabajo, los asistentes disfrutaron del buen tiempo primaveral y de los paisajes del río Millars, ya que entraron en zonas donde normalmente no se puede acceder. La cita se volverá a repetir en breve con el fin de comprobar si la técnica utilizada cumple su objetivo y si se han podido capturar los ejemplares.