El Ayuntamiento de Morella aprobó, en sesión plenaria ordinaria, el plan de ajuste que reclama el Gobierno central a los consistorios para satisfacer la deuda con los proveedores. En el caso morellano, la cantidad asciende a 1,5 millones de euros, aproximadamente, una cifra que adeuda la Generalitat valenciana al municipio. La aprobación en pleno era un paso necesario para iniciar el trámite de abonar las facturas pendientes a las firmas. M. A.