El debate sobre la deuda del Consell al Ayuntamiento de Alcalà se ha puesto esta semana sobra la mesa, debido a la presentación de dos mociones, una del partido socialista en la que se reclama el pago de 1,3 millones de euros y otra del equipo municipal popular, al no llegar a un consenso entre todos los grupos para redactar una propuesta conjunta.

Finalmente, salió adelante la petición del Partido Popular en la que se solicita al Consell que “establezca un calendario de pagos que permita al Ayuntamiento conocer en qué periodos del año irán abonando las cantidades que deben”, explicó José Colom, portavoz del equipo de gobierno, para conocer la liquidez de la que puede disponer el municipio.

Además, se reclama la revisión del modelo de financiación de la Comunitat Valenciana, puesto que “hemos tenido unos 10.000 millones de euros de pérdidas”, aseguró Colom.

La moción salió adelante con los votos a favor de PP y Bloc, mientras que el socialista, Carlos Miralles, aseguró votar en contra porque “esta deuda es del Plan Confianza, un modelo que se hizo en vista a ganar unas elecciones”. H