El alcalde de Burriana, José Ramón Calpe, anunció ayer que el Ayuntamiento solicitará a la Seguridad Social “una ampliación de la cesión del antiguo ambulatorio más allá de los cinco años marcados por su mal estado”. El consistorio tendrá que mejorar la instalación eléctrica, los servicios informáticos y los aparatos de aire acondicionado, entre otros. No obstante, el primer edil burrianense destacó “el buen estado del inmueble a pesar de que ha permanecido cerrado desde el año 2000”.