A la difícil situación que de por sí viven los agricultores y los ganaderos de la provincia se le han sumado más enemigos: los buitres y las cabras salvajes.

Y es que los masovers han detectado un aumento inusitado de manadas de estas especies que están causando estragos entre el ganado y los cultivos lo que, a su vez, está generando pérdidas económicas. Desde la Unió de Llauradors en Morella, Diego Boix, confirma que “la población de carroñeros está descontrolada y los muladares no son suficientes para alimentarlos, por lo que atacan a los animales débiles”.

Los afectados suelen denunciar los sucesos a la Conselleria de Medio Ambiente para recibir una compensación, ya que esta administración es la encargada de controlar la población de buitres, pero en la mayoría de casos “es difícil demostrar que la muerte ha sido ocasionada por un ataque”.

Por esta razón, el sector exige poner una solución a la superpoblación de carroñeros. En este sentido, el presidente de la Mancomunitat de Els Ports, Santiago Pérez, asegura que “es una rueda, porque en su día se prohibió tirar en el campo los animales muertos de los que se alimentaban, por lo que ya no había buitres, pero para recuperarlos se ubicaron los comederos, pero no solo han vuelto, sino que se han multiplicado y es un problema que queremos plantear al Consell”.

La compensación por ejemplar de ganado muerto ronda los 400 euros, “aunque en la mayoría de casos no se llega a cobrar porque los técnicos llegan horas después y solo ven el cadáver sin poder demostrar que ha sido atacado”, indica Pérez, quien recuerda que los muladares los ubicó Renomar para evitar la mortandad de buitres por los aerogeneradores.

Por otro lado, tanto Boix como Pérez alertan de la proliferación de cabras salvajes “que se mezclan con el ganado y le transmiten enfermedades”. Pérez exige a la Conselleria “que permita las batidas para controlar la población”, mientras que Boix advierte de que en plena campaña de la cebada y el trigo, estos animales “entran en los campos y los destrozan, ocasionando pérdidas importantes al sector agrícola”. H