Vinaròs instará en el pleno ordinario que se celebrará esta noche al Gobierno central a que priorice y agilice el pago de las expropiaciones de los terrenos afectados por la variante de la carretera N-340 a su paso por la localidad.

Los propietarios consideran que si el gobierno está poniendo a disposición de los ayuntamientos líneas para poder liquidar el pago a proveedores, ellos también tienen derecho a ser tenidos en cuenta, puesto que se ha ocupado suelo privado y aún no han cobrado.

“Es justo y así hemos trasladado al resto de grupos para que den su apoyo”, indicó el primer edil, Juan Bautista Juan, quien recordó que “las expropiaciones están hechas hace ya hace varios años”.

Cabe recordar que estas afectaron a fincas y parcelas, sobre todo agrícolas, aunque también a suelo industrial de Peñíscola, Benicarló y Vinaròs. Las obras de la variante de la N-340 desde la Ciudad en el mar a Vinaròs se están ejecutando a lo largo de un tramo que abarca 18,2 kilómetros con el objetivo es mejorar sustancialmente las condiciones de seguridad vial, evitando al máximo la peligrosidad y el paso de casi 15.000 vehículos que transitan a diario por las actuales infraestructuras. H