La asamblea que Caixa Vinaròs celebró ayer en el auditorio acordó dar de baja a la entidad de la Federación de Cajas Rurales Cooperativas de Crédito Valencianas. El presidente, Manuel Molinos, explicó que no se integrarán en ningún otro grupo porque la entidad “goza de buena salud y no tiene debilidades, como las de tipo inmobiliario”. Además, apuntó que su interés “es mantener esta independencia para conservar así el patrimonio, sin que quede diluido”.

Entre otros puntos del orden del día, la asamblea general también aprobó las cuentas anuales correspondientes al pasado ejercicio 2011. H