La participación ha ganado la partida a los altercados en las fiestas de Santa Quitèria de Almassora, que finalizaron el pasado domingo. Este es el balance que ha hecho el Ayuntamiento de la ciudad tras 10 jornadas de celebraciones que concluyeron sin que se registrara ninguna denuncia.

Así lo confirmó ayer el concejal de Seguridad Ciudadana, Luis Martínez, quien constató una caída “drástica” del número de quejas provocadas por la actividad de peñas y collas. “Se advierte un descenso muy notable, ya que frente a las 80 protestas trasladadas por los vecinos en Santa Quitèria 2011, fueron solo 43 las contabilizadas estas fiestas que acabamos de despedir”. Unas cifras que tienen un fiel reflejo en el número de denuncias, puesto que en 2011 fueron seis las presentadas y “en este 2012 no se ha presentado ninguna”, apuntó.

Por lo que respecta a los actos vandálicos, en el 2011 fueron 16 frente a los tres contabilizados en el 2012, y también los heridos por espectáculos taurinos se reducen, pasando de siete a cuatro, tres en una solo una jornada. Por último, las alcoholemias pasan de cuatro a una. En opinión de Martínez, “estos datos reflejan un excelente convivencia entre fiestas y vecinos”, algo que desde el consistorio de Almassora esperan que se repita en las próximas celebraciones del Roser. H