La piscina municipal de Borriol no podrá abrir este verano debido al mal estado en el que se encuentran los vestuarios, que han sufrido los destrozos de los vándalos. Así lo aseguró el alcalde, Adelino Santamaría, durante el apartado de ruegos y preguntas del pasado pleno ordinario. “No hay consignación presupuestaria para acometer las obras y, aunque nuestra voluntad es abrir sus puertas, no podrá ser”, se lamentó Santamaría, quien añadió que “garantizaremos que los niños de la escuela de verano acudan a la cercana de la Coma”.

Por otra parte, el pleno sacó adelante, con los votos de PP y Veïns de Borriol, la nueva ordenanza de las ayudas por los libros de texto, que han descendido de 60.000 euros a 10.000. “Hemos tenido que ajustar todas las partidas”, explicó Santamaría. H