Un total de 16 policías locales tomó ayer posesión de su cargo para reforzar la campaña estival en el municipio de Benicàssim. Las funciones de los nuevos agentes serán la vigilancia de las playas, el tráfico rodado, la organización interna y la atención a la ciudadanía. La alcaldesa, Susana Marqués, destacó “la importancia de los efectivos en temporada alta”.