El pleno de Benicarló aprobó ayer la solicitud de la reversión al Ayuntamiento de la planta baja del antiguo centro de salud y recuperar así el uso del local. El alcalde, Marcelino Domingo, manifestó la voluntad del consistorio de dar cabida en este espacio a las entidades sociales y, de esta forma, dejar de pagar alquileres. Otro de los puntos aprobados fue una proposición para exigir al Estado el pago por las expropiaciones de la variante N-340 a su paso por la ciudad. H