Ximo Puig dejará la alcaldía un año después de su quinta toma de posesión como primer edil y el teniente de alcalde, Rhamsés Ripollés, será su sucesor. Este fin de semana se confirmará el calendario del esperado relevo que, con toda probabilidad, se efectuará a lo largo de la segunda quincena del mes de junio. De esta forma, Puig abandonará el poder en Morella después de 17 años para ejercer como secretario general de los socialistas valencianos.

El proceso se ha acelerado con la junta de gobierno de ayer, en la que el munícipe confirmó su abandono. Este cambio se ratificará en la asamblea extraordinaria del PSPV de esta tarde en la localidad. En principio, el orden del día tenía como protagonismo la elección de delegados para el congreso provincial, pero se añadirá el relevo en el municipio.

Puig ya anunció casi con lágrimas, un día después de ser elegido representante del PSPV, que dejaría el cargo municipal: “Lo digo con emoción, en un momento humanamente delicado porque en Morella es donde he hecho buena parte de mi actividad política y hemos cambiado la ciudad”. También esa jornada ya confiaba en el equipo que deja al frente del consistorio: “Es magnífico y seguro que tirará adelante el proyecto”. El argumento de que al ser año del Sexenni continuaría en el puesto hasta pasada la festividad se ha diluido.

Con toda probabilidad, el último acto público del actual alcalde será la procesión del Corpus Christi, en el que lucirá por última vez la vara de mando el próximo domingo 10 de junio.

NUEVOS HORIZONTES // El reto llegará para Rhamsés Ripollés que será el alcalde del 53º Sexenni. El futuro primer edil tiene 27 años (cumplirá 28 en septiembre), pero acumula cinco años de experiencia en materia municipal. Desde la elección de Puig, se constató que Ripollés era la apuesta de los socialistas. Un reflejo de ello fue el emotivo abrazo en la Universidad de Alicante entre Puig y Ripollés con los morellanos presentes gritando “alcalde, alcalde”. H