El presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, presidió ayer, en Benicarló, la comisión de gobierno del consorcio de residuos del plan zonal 1, en la que se aprobó el estudio y posterior implantación de una planta de transferencia auxiliar que se situará en el municipio de Orpesa del Mar.

Fuentes del ente provincial indicaron que esta instalación, al igual que la inaugurada en Vilafranca del Cid hace casi un mes, permitirá almacenar las basuras de la localidad para su traslado a la planta de Cervera del Maestre, “ahorrando recursos en el servicio de recogida y transporte de las basuras”. La inversión responde a la necesidad de la localidad de ampliar el servicio que presta la actual instalación debido al aumento poblacional y a la masiva llegada de visitantes, especialmente, en los meses de verano.

El diputado delegado de Medio Ambiente, Mario García, detalló que “una vez más ha quedado patente la buena sintonía y línea de trabajo de este consorcio, ya que desde el consenso de todos los grupos políticos hemos aprobado el estudio de la nueva infraestructura que necesita la ciudad”.

García también recordó que, con la puesta en marcha de la planta de Cervera del Maestre, “la provincia de Castellón es, por primera vez en la historia, autosuficiente en la gestión de residuos urbanos y más sostenible que nunca”. Asimismo, desde la Diputación provincial recordaron que hace solo unas semanas su presidente, Javier Moliner, anunció en Onda una planta pionera que eliminará el 100% de las basuras de La Plana al convertirlas en combustible sólido.