CaixAlmassora ha cerrado el ejercicio del 2011 de forma "altamente satisfactoria" con un beneficio de 1,56 millones de euros, alrededor de 90.000 euros menos que en el 2010. Así lo constataron fuentes de la entidad financiera a los socios que ayer participaron en la asamblea general ordinaria celebrada en el edificio social.

Las mismas fuentes incidieron en que, a pesar de la crisis, han mantenido un resultado prácticamente idéntico al del ejercicio anterior. Con ello, según apuntaron, CaixAlmassora "tiene unos ratios que están entre los mejores del sector". Una afirmación que constata la cifra de 1.560.000 euros conseguidos por la caja después de impuestos y dotaciones, a lo que se suma el ratio del 0,80% sobre activos totales medios.

La confianza de los clientes en CaixAlmassora queda demostrada con más de 6.000 socios y con unos depósitos de clientes que alcanzan los 164 millones de euros. Además, cabe resaltar que el crédito llega a los 110 millones de euros y los fondos propios superan ya los 25 millones de euros.

Por otra parte, la solvencia "triplica las exigencias requeridas", al situarse en el 25,14%. Y en cuanto a la morosidad, la tasa es de un 4,26%, inferior a la media nacional, manteniendo, además, una cobertura para insolvencias superior al 100% y una dotación genérica sin usar que se mantiene en el 125%, el máximo autorizado por el Banco de España.

De esta forma, CaixAlmassora ya ha cumplido sin dificultades a los requerimientos exigidos por los dos decretos del Gobierno y "está segura de poder llegar a su centenario fiel a los principios y siendo una entidad solvente".

Por otra parte, se aprobó la renovación del 50% del consejo rector, que preside Francesc Enric Ferrada, al que entraron a formar parte Vicente Cabrera y María del Carmen Martínez, junto a Miguel Serra como suplente. En este sentido, cabe recordar que no pudo presentarse una candidatura alternativa al haber sido rechazada por cuestiones de forma.