La Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente no hará “distinciones” entre municipios a la hora de aplicar el plan especial para regularizar la situación de las viviendas de la Marjal de Nules y Burriana.

Fuentes de la administración desmintieron que haya un trato de favor de un municipio respecto al otro, después de que el alcalde nulense, Mario García, reivindicase al Consell que tratara a ambas localidades por igual. Esta reacción se debe a que en la vecina Burriana se ha autorizado a las viviendas a conectarse a la red de alcantarillado, por lo que Nules reclama una medida igual.

Las mismas fuentes indicaron que el proyecto afectará “a toda la marjalería, sin distinciones”.

Asimismo, destacaron que este “está a punto de finalizarse, por lo que se prevé que pueda salir a exposición pública a finales de año”. El programa incluirá informes como el documento preliminar o la memoria ambiental, entre otros. Este nace con la intención de regularizar las viviendas construidas en el enclave, ya que se prohíbe construir allí al ser declarado como un humedal protegido y los inmuebles podrían ser derribados por este motivo.

Sobre estas afirmaciones, García indicó que “esperamos que el plan especial no se finalice sin antes tener en cuenta las propuestas y la postura de los ayuntamientos”. El munícipe aseguró que el problema de la marjalería no va a enfrentar nunca a los dos municipios afectados, porque “ambos estamos trabajando por el mismo objetivo”, aunque insiste en que desde el consistorio se van a seguir exigiendo soluciones conjuntas, definitivas y consensuadas, porque los vecinos están esperándolas desde hace mucho tiempo “y los ayuntamientos no somos quienes las podemos dar”.

Por su parte, el primer edil de Burriana, José Ramón Calpe, apuntó que “cuando la exsecretaria autonómica puso en marcha el plan tenía la previsión de que estaría para el pasado verano. Al final será para el 2013. Los proyectos implican muchos trámites, pero estamos contentos de que se exponga”. Informa J. Martí. H