El Ayuntamiento de Morella aprobó ayer la exigencia a la Generalitat de la gestión de las pinturas rupestres de Morella la Vella. Asimismo, también se llegó al acuerdo de solicitar una reunión con el director territorial de Cultura para buscar una solución al problema.

Precisamente, se hizo en la jornada en la que la Conselleria de Cultura se sumó a las celebraciones del Día del Patrimonio Mundial y Desarrollo Sostenible, promocionando unas instalaciones que se encuentran parcialmente cerradas al público. El alcalde, Rafael Pallarés, señaló que “con la cesión de la gestión, se podría reabrir el espacio”. H