Los responsables del proyecto del futuro complejo de ocio Peñíscola Mágica han dado a conocer los primeros detalles, después de haber iniciado trámites y comenzar a promocionarlo mediante vallas. El empresario Antonio Álvarez explicó que el objetivo es hacer unas instalaciones que funcionen “prácticamente las 24 horas en verano, y también en otras épocas del año, con la intención de generar empleos y servicios en la localidad y en la provincia”.

Una de las principales vertientes tiene que ver con el ocio nocturno, justo en un momento en el que se está tramitando la declaración de zona acústicamente saturada (ZAS) para el casco antiguo. Álvarez comentó que no solo se busca al público joven: “Queremos satisfacer varias necesidades, para poder poner desde atracciones de feria para las familias hasta negocios de restauración, pasando por locales de noche”.

Por el momento, hay un esbozo de su posible diseño. El arquitecto Jaime Ibáñez comentó que “no contará con construcciones de tipo industrializado, con espacios delimitados para negocios como pubs, sino que se montarán carpas que puedan cerrarse dependiendo de las necesidades”. Además, se quiere aprovechar la presencia de árboles y vegetación en los terrenos “para ponerlos en valor y acondicionar la zona”.

Los impulsores quieren que los usos vayan variando en función del momento para atraer a todos los públicos. El plano --del que advirtieron de que puede haber modificaciones-- contempla también un anfiteatro al aire libre.

El emplazamiento exacto está delimitado por la carretera Peñíscola-Benicarló y un vial perpendicular al camino de la Volta, con una superficie de 30.000 m2.

Allí estuvo ubicado en el pasado el cámping Cactus. En este enclave se han previsto zonas de aparcamiento de vehículos, lo que constituye una de las principales necesidades en verano.

El portavoz del proyecto comentó que esta situación “puede permitir que la gente acuda a pie, al estar muy cerca del paseo Marítimo, y también cuenta con líneas de autobús”.

Sin embargo, los responsables eludieron dar plazos de apertura, al depender de la evolución de los trámites administrativos.

“Nos gustaría comenzar a partir del próximo verano, pero no nos marcamos un objetivo concreto”, remarcó el empresario. Además, indicó que también podría ejecutarse la totalidad del complejo en diferentes fases. Por el momento, ya ha mostrado su imagen inicial y es el patrocinador oficial del equipo de fútbol sala Castell de Peñíscola-Benicarló. H