La población de Almassora salió ayer a la calle desde primera hora de la mañana para participar en la Fira de Sant Andreu, la feria con la que el rey Martí El Humano obsequió a la ciudad un 8 de octubre de 1401. Un mercado que se recuperó hace ya 12 años y que cada nueva edición cuenta con el beneplácito de los almazorenses alrededor del 30 de noviembre, conmemoración de Sant Andreu.

El casco antiguo de la Vila, fuente del patrimonio histórico de la localidad, se engalanó con aire medieval para recibir a las autoridades, en este caso encabezadas por el alcalde de Almassora, Vicente Casanova, y el diputado provincial de Cultura, Héctor Folgado, que tuvieron el privilegio de inaugurar el certamen. Acompañados por la reina, Thania Falcó, y las damas del 2012, María Luz Burdeus y Sara Adsuara, la corporación municipal paseó por las callejuelas que hasta hoy domingo albergan los más de 60 expositores con una amplia muestra de productos naturales y tradicionales.

Parada obligada fue la exhibición de cetrería, así como los puestos de comida instalados en la plaza Mayor, ideales para reponer fuerzas. Por su parte, los bajos del Museu Municipal albergaron la feria AlmassoraVí, donde los asistentes tuvieron la oportunidad de degustar grandes vinos procedentes de regiones vitivinícolas de toda España.

La magia y la animación continuaron durante toda la jornada de ayer en la que también fueron protagonistas los animales, en concreto, los burros sobre los que los visitantes más pequeños pudieron pasear por el amplio recinto de la Fira de Sant Andreu.

Desfile nocturno // Entrada la noche, las calles del centro de la localidad de Almassora siguieron llenas de público para contemplar el solemne desfile nocturno de la sección de tambores y bombos de la Hermandad del Cristo, la Asociación de Moros y Cristianos de Almassora, la UIM La Esmeralda y miembros del Club Hípico Mediterráneo. H